1 sept. 2015

Despeinado

Me gusta de vez en cuando
ir despeinado,
que mis cabellos retocen entre ellos
en anárquica orgía capilar,
que el caos reine en mi cabeza
y el orden no tenga un feudo
en mi melena.

Me gusta algunos días
ir despeinado
porque a ellos no les gusta,
y está mal visto
(el peine es un tirano
y el cepillo un conformista).

Me gusta ir con el pelo enmarañado
en honor de algunas noches
o mañanas
(ya sabéis, qué os voy a contar).

Me gusta,
también he de decirlo,
porque puedo,
qué hostias.

Puedo despeinarme mucho
y a veces lo hago.

Con alevosía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes comentar, discutir, criticar, pero sé educado.