25 sept. 2015

Así nos va

Destruir nuestra salvación es necesario.
Y darse completa cuenta de que los espejos
son todos unos gilipollas.
Y dar mil vueltas a un bolardo sin intención de ningunearlo.

Es necesario llegar a casa de noche
sabiendo que no hay mejor arquitectura para el desastre
que tu boba aquiescencia.

Y que hay un aliento destructor
que te dice:
tú puedes. Hazlo.

Y tú vas y lo haces.

Y así nos va.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes comentar, discutir, criticar, pero sé educado.