14 jun. 2015

Traed y juntad vuestros poemas (y a ver qué pasa)

Tristes poemas malos
de malos poetas tristes
(a veces yo, a veces tú):
traed vuestros cigarrillos en la madrugada,
vuestros junios que parecen septiembres,
vuestros domingos lluviosos.

Traed las cenizas
(qué digo cenizas,
¡pavesas!)
de aquel fuego extinto
y vuestro silente grito
en la más rugiente soledad.

Y que la lluvia se apañe con el fuego
y el rugido con el silencio
(a ver qué pasa)
y de paso se apaguen los cigarrillos
con las parsimoniosas gotas
y que junio septembree en agosto.
Y que mayo marcee si le apetece.

Traed vuestros poemas,
malos poetas
(a veces yo también)
y que se conozcan un poco,
que rompan el hielo
(de sus palabras),
a ver si se conocen
y follan entre ellos
(entre folios y follajes)
y que los poemas
tengan poemines
y poeminas

y así, exhaustos y felices
más maduros
pero mejores,
se vayan juntos
de la mano

a tomar por culo.

Y aquí Paz y después Gloria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes comentar, discutir, criticar, pero sé educado.