29 jun. 2015

Lástima

Después de todo
en esta ciudad de realidades descuartizadas
todavía hay quien
gratuitamente
regala un poco de alegría.

Me dedicó un sonrisilla juguetona
cruzando la calle.

Su mamá en cambio
me miró como me miran
todas las madres.

Lástima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes comentar, discutir, criticar, pero sé educado.