29 jun. 2015

La vecina

¿A qué piso vas?
Al tercero. Gracias.

Vecina nueva
¡y qué vecina!
cuántos poemas nuevos
a la vista.

Ten cuidado
vecina
con esta sonrisa mía
de perro apaleado.
En realidad soy un lobo.
Lobo apaleado, eso sí.

Adiós, gracias.
Adiós.

Qué bien funciona este ascensor,
¡maldito sea!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes comentar, discutir, criticar, pero sé educado.