21 abr. 2017

Los tipos duros somos unos farsantes

¿Sabéis que Clint Eastwood tenía un miedo atroz a las cámaras y de ahí su conocido rictus?

¿Sabéis que el mayor miedo de Leonidas en la Batalla de las Termópilas fue que, tras su muerte, alguien descubriese los poemas líricos que escondía en el sótano?

¿Sabíais que de pequeño Chuck Norris era el pringadillo de clase?

¿Sabíais que Jesús fue un ateo que no supo salir del armario a tiempo?

¿Sabíais que Xena, la princesa guerrera, lloraba de pena a menudo recordando al Señor Calcetines, su mascota muerta?

¿Acaso sabíais que a mí me aterra el vacío de una vida sin trascendencia?

¿Acaso no sabéis que avanzamos con imparable decisión espoleados por la indecisión más ignominiosa?

¿Acaso no veis que los mitos somos apenas una huella de vuestros cobardes deseos insatisfechos?

La próxima vez que veas una película de Van Damme recuerda que su abuela le idolatraba más que todos nosotros.
Recuerda que somos barro.

Y que todos, al final, somos unos tipos duros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes comentar, discutir, criticar, pero sé educado.