21 abr. 2017

Arañando el cielo

en las obras maestras
siempre hay algo macabro

hay un odio impenitente en lo que más amas

la música no tiene orejas.

Es heroico oponerse a las plumas
y llenar los bolsillos de plomo,

despedirse de la lima de uñas
arañando el cielo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes comentar, discutir, criticar, pero sé educado.