20 ago. 2014

Observación sobre un azar

Caminaba con gracia,
con un armonioso balanceo,
mimando la acera con sus pies.

Hermosos hombros,
cadera bien torneada,
las piernas bonitas
sin ser perfectas
y una larga coleta negra
que bailaba a su compás.

Desapareció tras una esquina
y sin solución de continuidad
apareció enseguida
una anciana encorvada
arrastrando su carga de años.

A veces el azar es malicioso.
y sus guiños son crueles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes comentar, discutir, criticar, pero sé educado.