1 ago. 2014

Crossroads

En un cruce de caminos
Robert Johnson
se encontró con el demonio.

Esto dice la leyenda.

Un bluesman mediocre
una noche se encontró a un hombre oscuro
que le afinó la guitarra.

Johnson, desde entonces,
empezó a tocar como los ángeles.

La leyenda es la leyenda,
pero yo estuve allí
y os puedo contar la verdad.

El diablo no le afinó la guitarra,
sólo le dijo una cosa al oído,

la misma que décadas después
me susurró a mí:

"El público está desnudo.
Tú estás desnudo.
Pero la tengas como la tengas,
encima del escenario
tú la tienes más grande.

Estoy hablando de tu alma."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes comentar, discutir, criticar, pero sé educado.