28 may. 2016

No es tu perro este perro

Recelo de catedrales
que se erigen
en el nombre de empatías extraviadas.

Sé que hay seres despiadados
como tú,
que mendigan compasión.

Las estrellas que me regalas
me dan miedo.
Te las devuelvo
frías y vacías
mientras sonrío complaciente,
pero

no puedo vendar tus heridas:

las bestias me comieron las manos.

No quieras que sea tu mascota
este perro apaleado.

No sería justo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes comentar, discutir, criticar, pero sé educado.