7 feb. 2016

Kriptonita

Éramos capaces de aplastar planetas,
de extinguir estrellas,
de reírnos del destino de los universos.

Ahora somos perros
olisqueando la siguiente puerta al verano.

Fuimos héroes,
fuimos rarezas espaciales
y ahora somos perros mojados.

Recibiría tus sucias lecciones del corazón
una vez y otra,
vida tras vida,
pero amor,
jamás
la kriptonita
cuando ya estoy en el alféizar de la ventana
mientras dices salta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes comentar, discutir, criticar, pero sé educado.