18 ene. 2016

Rapsodia de diario

Mamá
he matado a un hombre.
Se escondía entre notas de piano
y cuadernos.
Puso mi arma contra su cabeza,
me pidió que apretase el gatillo.
No tuvo miedo,
no se lamentó,
no clamó misericordia.

Mamá,
su vida acabó
y la mía acaba de empezar.
No ha sido el primero.
He matado ya muchos hombres
en mí.
La primera vez dolió,
ahora es sólo una hoja más
del calendario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes comentar, discutir, criticar, pero sé educado.