20 oct. 2015

Víscera al sol

Los domingos saco mi corazón
planchado al sol
para que la pobre cansada víscera
se ponga morena.
Hoy hace un día lluvioso.
Dejo pues que llueva en el hígado:
vinos de toro,
conversación intrascendente.
Patatas bravas para el aledaño
estomacal.

El corazón tiene envidia.
Le digo que no se queje.
A todas las vísceras trato por igual:
muy mal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes comentar, discutir, criticar, pero sé educado.