6 sept. 2014

Postal vallisoletana

Me tropecé viniendo de ningún sitio
con una postal
vallisoletana.
Merecía una foto:
la catedral a la izquierda,
las farolas iluminando una calle oscura,
y en lo alto
la ventana de un ático solitario
iluminada con la luz cálida de un flexo
con una enorme luna creciente
justo sobre el tejado.

"Un hada vive en ese ático",
pensé,
o el próximo Cortázar
en pleno pulso creativo
con la noche.

"No jodas, Chapu, no alucines"
(el alcohol no llegó al río, menos mal).
"Otro votante del PP con insomnio,
otro ático robado a los incautos."

Eran mis ojos
que buscaban ambrosía,
donde sólo hay lentejas,

pocas y podridas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes comentar, discutir, criticar, pero sé educado.