29 nov. 2015

Huesos

No me quites de encima
mis manías
ni mis tics.
No me despojes de mis chistes repetidos
ni de mis costumbres de cabrón que tira al monte
ni de mis gracias casi sin gracia.

No me dejes desnudo.
Te sorprenderías.

Si me quitas toda esa carne
mis huesos son
como los de cualquier otro aspirante
a cadáver.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes comentar, discutir, criticar, pero sé educado.