16 oct. 2014

Venganza en ojos ajenos

Se me da fatal escribir cabreado

porque pienso en hordas de hunos
pisando margaritas con botas embarradas
y eso es cursi-destroyer,

porque podría escribir de marionetas
cayendo por un precipicio
y eso es una mariconada,

por que, en un rapto de sinceridad
bochornosa
podría contar que sigo sin trabajo
a los 44,
que tuve que volver a casa de mis padres,
que se me da muy mal ligar
y a veces me siento solo,
que a veces la veo hasta en el culo de los vasos,
sobre todo en el culo de los vasos, joder.

Podría decir que nadie me toma en serio
(con esta pinta de vikingo gibarizado ¿quién?)
que ni siquiera yo me tomo en serio
(y esta vida es apariencia).

Podría hasta decir, en un desliz,
por ejemplo,
que me cago en la humanidad (quién no),
que veo sectas cada vez que se juntan cuatro gatos,
que no hay salida con tanto hijoputa
tapándonos las retiradas a golpe de talonario
(quién no lo sabe),
que veo pasar mi vida hacia la vejez
con la futilidad de quien ve arder un desierto,
que veo a amigos con mucho talento
jodiéndose la vida en ataúdes de uralita,
que la vida es una mierda
(valiente tópico).

Puedo y no debo,
un mal día lo tiene cualquiera
¿Qué os iba aportar esta queja?

Venganza en ojos inocentes,
matar al mensajero.

Puedo decir que soy un cabrón mezquino
al que se le da mal escribir cabreado.

Os jodéis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes comentar, discutir, criticar, pero sé educado.