23 may. 2014

Donde las palabras tienen la barriga hinchada

Verás de lejos muchos palacios
en todos los barrios de Salamanca
del mundo
y en todos los distritos financieros,
en todas las Cityes londinenses.
Lujo, glamour y brillantina en Zurich.

Que no te seduzcan sus oropeles
ni sus mármoles.
Todos esos palacios
tienen los sótanos
atestados de cadáveres.
Sus cimientos son de papel mojado.

Que no te engañe el aspecto
de sus propietarios.
Lucen cabezas más planas
que el espejo de tu baño.
Sus cerebros vienen en packs de 100.

Verás de cerca muchos barrios pobres,
chabolas, baretos y callejuelas
donde la suciedad parece suciedad y lo es,
los cubos de basura, cubos de basura,
los gatos son gatos,
los mendigos son mendigos
y donde las palabras
no tienen que prometer su significado.

Verás palacios aledaños a discursos
de cartón-piedra forrados de pan de oro
entre caminos de circunvalación
patrocinados por Repsol.

En las calles de los barrios
las palabras
no tienen valor de mercado,
pero valen su peso en sudor.

1 comentario:

Puedes comentar, discutir, criticar, pero sé educado.